Menú Cerrar

Los 6 mejores radiadores eléctricos de bajo consumo

mejor-radiador-electrico-de-bajo-consumo

Con la llegada de los meses más fríos del año se vuelve indispensable encontrar formas de mantener el calor en casa. Algunos prefieren utilizar un sistema de calefacción, pero les preocupa el gasto energético, es allí donde el mejor radiador eléctrico de bajo consumo puede ayudarte, al ser un equipo capaz de lograr temperaturas agradables en cualquier espacio, a la vez que mantienes tus facturas de luz bajo control.

¿Qué debe tener el mejor radiador eléctrico de bajo consumo?

Una buena estufa eléctrica es aquella que mantiene nuestro hogar a una temperatura confortable y nos brinda muchos años de funcionamiento a un rendimiento adecuado, pero no todos los radiadores son iguales y hay algunos que al tener mucha potencia, aumentarán también el pago de la luz, de allí la importancia de elegir un modelo de bajo consumo.

Existen diferentes tipos de radiadores eléctricos, que van desde toalleros, radiadores de aceite, termoventiladores y termoconvectores, así que debes definir el espacio en casa en el que lo vayas a utilizar para dar con el indicado. Además, ten presentes las siguientes características:

  • Potencia: La potencia va de la mano con el espacio que es capaz de calentar. Mientras más potente sea el radiador, podrá calentar un área más grande.
  • Termostato: Gracias a él podrás ajustar el consumo, así como el sistema de encendido y apagado, mejorando la eficiencia energética del equipo.
  • Mando: Da una mayor comodidad al permitir controlar las funciones a distancia.
  • Seguridad: Algunos modelos cuentan con sistema de apagado automático si detecta algún problema para evitar sobrecalentamientos.

Ventajas de los radiadores eléctricos

  • Ocupan muy poco espacio.
  • Son portátiles y se pueden llevar casi a cualquier parte.
  • Cuentan con temporizadores incorporados, lo que favorece un consumo eficiente.
  • Consumen menos energía al funcionar en una sola estancia y no en todas las habitaciones al mismo tiempo, lo que se traduce en un ahorro sustancial de dinero.
  • Algunos modelos pueden ofrecer refrigeración, además de calefacción.

Mejores radiadores eléctricos de bajo consumo: Los más vendidos

Para que se te haga más sencillo elegir, te dejamos una lista comparativa con los mejores radiadores eléctricos de bajo consumo:

1. Radiador eléctrico con funcionamiento programable: Orbegozo RRE 1510

Radiador-electrico-Orbegozo-RRE-1510

Este calefactor es amigable con el medio ambiente, pues no emplea ningún combustible fósil para funcionar.

Su mayor ventaja es la capacidad de programar su activación para cada día de la semana, a una hora determinada y a una temperatura específica, con lo que no tendrás que preocuparte por encenderlo al llegar a casa, o encontrar tu casa fría.

Su potencia es de 1500 vatios, con lo que puede calentar espacios de cerca de 20m2 y puedes controlarlo mediante su pantalla LCD incorporada, o bien, con un mando a distancia amigable.

Y puede adaptarse a tus necesidades con sus 3 modos distintos: económico, confort y anti-hielo.

2. Radiador eléctrico digital: Lodel RA8

Radiador-electrico-Lodel-RA8

Es un emisor térmico digital que cuenta con una potencia de 1200 vatios, ideal para espacios de entre 12 y 15m2. Su diseño lo convierte en un modelo ligero y bastante compacto lo que, sumado a su gran cantidad de elementos, provocan que se caliente a una velocidad muy alta.

Cuenta con termostato digital que puede programarse y configurarse para ejecutar 4 funciones distintas: confort, economía, antihielo y automático, para que no tengas que preocuparte por ajustar la temperatura manualmente.

Para protegerte de accidentes, este modelo incluye un limitador térmico y su diseño permite que su mantenimiento y limpieza sea bastante sencillo. Para su montaje, el modelo incluye patas para radiador que te permiten dejarlo en el suelo.

3. Radiador eléctrico con termostato ajustable: De’Longhi Radia S

Radiador-electrico-DeLonghi-Radia-S

Este equipo es de fácil traslado gracias a sus ruedas para radiador. Cuenta con un total de 12 elementos que le permiten desplegar toda su potencia y alcanzar su máxima temperatura en poco tiempo.

Cuenta con una batería un 35% más grande que otros modelos tradicionales. Además, complementa esa batería con la tecnología Real Energy, lo que provoca una mejor distribución del calor en el área y una mayor eficiencia.

Gracias a su función Confortemp, puede mantener siempre la temperatura deseada en la habitación, valiéndose de un termostato ambiente ajustable, logrando así que goces de una temperatura agradable de manera automática, sin necesidad de hacer ningún ajuste.

4. Radiador eléctrico de aceite: AEG RA 5588

 Radiador-electrico-AEG-RA-5588

Es un modelo muy potente que funciona con aceite. Gracias a sus 2000 vatios de potencia regulables en diferentes niveles hasta llegar a su máximo, contando también con y sus 9 elementos de calor, puede alcanzar altas temperaturas rápidamente y calentar estancias de entre 25 y 28 m2.

Su termostato permite que se pueda regular la temperatura a voluntad y está equipado con un dispositivo de seguridad que evita incendios y otros accidentes, lo que lo convierte en un modelo que se puede utilizar tranquilamente.

De igual manera, su pantalla retroiluminada hace que sea sencillo configurar el equipo, pero ten en cuenta que esta no se puede apagar, así que de usarlo durante la noche, tendrás una luz constante en la habitación.

Puedes trasladarlo por toda la casa con facilidad gracias a sus cuatro ruedas equipadas y, a la hora de guardarlo, puedes aprovechar su alojamiento para cable, así te olvidas del desastre ocasionado por los cables desordenados.

5. Radiador eléctrico de diseño ondulado: Taylor Swoden Sunny

Radiador-electrico-Taylor-Swoden-Sunny

Es el modelo más potente de la selección. Ostenta una potencia de 2500 vatios, lo que lo convierte en un calefactor ideal para espacios superiores a los 20 m2. Tiene un diseño ondulado, lo que favorece la generación y difusión de calor, permitiendo un funcionamiento más eficiente y estancias más cálidas en menos tiempo.

Puedes ajustar su potencia en 3 niveles, según lo requieras en 1000, 1500 y 2500 vatios para cubrir áreas de diferentes tamaños y siendo el de mayor potencia de la lista, hay que utilizarlo con prudencia a máxima capacidad si no queremos una factura de luz elevada.

Es especialmente seguro ante caídas, pues al sufrir una inclinación de 45 grados, se apaga automáticamente, o también en caso de sufrir algún sobrecalentamiento.

6. Radiador eléctrico de bajo consumo Cecotec Ready Warm 

Radiador-electrico-Cecotec-Ready-Warm

Cuando hablamos de la marca Cecotec, hablamos de productos con excelente relación calidad precio, y sus calefactores no son la excepción. En este caso, presentan un modelo de aceite que cuenta con una potencia de 2000 vatios, lo cual es excelente para habitaciones grandes.

Su termostato se puede regular en 3 niveles, entre los que puedes optar entre el eco (800 vatios) el medio (1200 vatios) y el máximo (2000 vatios), para que elijas la temperatura adecuada, o por si deseas controlar el consumo del radiador eléctrico.

Pensado para llevarlo a cualquier parte, cuenta con un mango ergonómico y ruedas que pueden girar en cualquier dirección.

Cosas que debes considerar antes de comprar un calentador eléctrico

radiador-electrico

Antes de ir a comprar el calefactor eléctrico menos costoso es necesario que consideres ciertos aspectos, para que así puedas hacerte con el modelo que mejor se adapte a tus necesidades y posibilidades. Evita pasar un mal rato llevando a casa el radiador equivocado.

  • Eficiencia energética

La eficiencia energética tiene que ver con la cantidad de energía que el equipo necesita consumir para brindarte un buen funcionamiento. Está directamente relacionada con el costo final de tu factura y debe ir de la mano con la potencia del equipo que elijas.

En el mercado hay muchos modelos que dicen ser energéticamente eficiente, bien sea por la manera en que aprovechan la energía recibida, o porque están equipados con funciones que los hacen ahorrar energía, como temporizadores y termostatos, que los ayudan a apagarse cuando no necesitan estar trabajando y esto es exactamente lo que necesitas.

Procura escoger un modelo que tenga una buena eficiencia energética y verás como el costo de tu factura eléctrica de fin de mes no es tan elevado como te imaginabas que sería. También, puedes mirar la tabla que hemos preparado con medidas aproximadas para el consumo de estufas eléctricas.

  • Potencia y tamaño

Esto dependerá del área que quieras calentar. No es lo mismo calentar una habitación pequeña en la que están 1 o 2 personas, que calentar un salón de gran tamaño, donde pueden estar 5 o más personas.

Mientras mayor sea el área a calentar, mayor será la potencia que requiera el radiador y también necesitarás un modelo de más elementos. Lo recomendable es que para calentar cada metro cuadrado de área se dispongan cerca de 100 vatios de potencia, así, por ejemplo, para habitaciones que superan los 20 metros cuadrados, puedes necesitar potencias cercanas a los 2000 vatios, o incluso armarte de varios dispositivos de calefacción cuando son espacios de más de 40m2.

  • Aires acondicionados

Si eres más de los que piensa en un equipo versátil, entonces un aire acondicionado con bomba de calor o tecnología inverter puede ser lo ideal, esto, si el consumo de luz no resulta en un problema o piensas usarlo en momentos puntuales.

La ventaja de los aires acondicionados es que no solo son capaces de enfriar estancias, sino también de calentarlas. Tan solo con ajustar el nivel de temperatura del equipo al más adecuado para la habitación que quieras calentar, estarás mucho más a gusto durante el invierno.

  • Nivel de ruido

Algunas habitaciones son más cómodas estando en silencio, nadie quiere un radiador que comience a hacer ruidos mientras está funcionando. Por suerte, existen opciones, con modos de poco ruido, que te dejaran ambientes perfectos para descansar, teletrabajar o ver una peli sin tener que apagar la estufa eléctrica.

Si decides colocar tu calentador silencioso en la habitación, recuerda no dejarlo encendido mientras duermes, pues puede haber riesgo de que ocurra algún accidente.

  • Temporizador

Algunos modelos eléctricos incluyen un temporizador que puedes configurar para que el equipo se apague luego de estar encendido una cierta cantidad de horas.

Incluso existen modelos que pueden ser programables para encenderse a ciertas horas, con lo que, si decides comprar un modelo equipado con temporizador, puedes olvidarte de tener que encenderlo o apagarlo, pues él lo hará automáticamente.

Esta es también una excelente medida de seguridad para evitar sobrecalentamientos y eliminar potenciales riesgos de incendio.

Cómo calcular el gasto energético de la calefacción eléctrica

Para poder calcular el gasto en el consumo energético de una estufa, es necesario conocer la manera en la que el electrodoméstico hace uso de la energía cuando está en funcionamiento, lo que puede variar de modelo en modelo dependiendo de los vatios que tenga cada uno, unido a otra serie de factores como el tiempo de uso, dónde se usa, la temperatura del sitio, entre otros.

Lo primero, es definir qué es un kWh, tratándose del dato principal que debes tener en consideración para conocer la cantidad de energía utilizada por la estufa eléctrica y no es más que la representación de las medidas de Kilo (k), Vatios (W) y Horas (h) que es la unidad de tiempo.

Entonces, tenemos que 1 kHh es proporcional a 1000 vatios de potencia, esto en un funcionamiento continuo y en una hora. Así, puedes calcular fácilmente para una estufa de 1800W, un gasto por hora de 1,8 kWh, si la mantienes encendida durante unas 5 horas continuas a máxima potencia, tendrá un consumo aproximado de 9 kWh .

Ahora, ¿cómo se traduce esto a euros? Actualmente en España, el kilovatio tiene un precio que se calcula entre los 0,12€ hasta 0,21€, esto dependiendo de la empresa que facilita el servicio, de igual manera, es un número que puede variar dependiendo del consumo de la corriente eléctrica y otros factores como discriminación horaria, pero se podría aproximar un gasto de luz entre 1,08 euros hasta 1,89 € por 5 horas de uso, para un radiador de 1800W como potencia máxima.

Lista de tipos de radiadores y calentadores eléctricos

  • De convección
  • De panel
  • Con ventilador
  • De inercia térmica
    • De núcleo sólido
    • De fluído térmico
  • De inercia modernos
  • De almacenamiento

El mercado actual está lleno de diferentes modelos de calefactores, cada uno pensado para ciertos tipos de usuarios y sus necesidades.

De esta forma, puedes encontrar modelos de radiador clasificados según su fuente de energía, donde pueden ser eléctricos o de aceite; también pueden ser modelos portátiles o fijos, o puedes diferenciarlos por su manera de funcionar; incluso puedes encontrar calefactores con diseños varios, entre los que podemos encontrar, por ejemplo, el radiador eléctrico toallero y el radiador vertical. Conozcamos un poco más acerca de ellos.

  • Calentadores eléctricos de convección

Esta clase de calentadores utilizan un principio conocido como convección para calentar las habitaciones. Utilizan un elemento eléctrico para calentar el aire, el cual una vez que se calienta, se vuelve más ligero, por lo que sube hacia el techo de la habitación, provocando que el aire frío baje y sea calentado paulatinamente por el calefactor.

Al calentar el aire, éste pierde humedad, por lo que el aire se puede secar un poco y el espacio no se calienta de manera uniforme. El espacio ideal para este tipo de sistemas de calefacción eléctrica son pasillos bien aislados.

Para complementar este tipo de radiadores, lo más recomendado es utilizar humidificadores, los cuales se encargan de reponer la humedad perdida por el uso de estos equipos. También se recomienda utilizar modelos equipados con ventiladores, pues consiguen que los espacios se calienten más rápido.

  • Calentadores eléctricos de panel

Estos calefactores emiten ondas infrarrojas para calentar el aire, generando un efecto parecido al de la exposición a la luz solar.

Estos radiadores también provocan el fenómeno de convección y, además de calentar el aire, también calientan los objetos que se encuentran cerca de ellos, por lo que no se recomienda colocarlos cerca de sofás y muebles similares.

Una de las principales desventajas de este tipo de calentadores es que, inmediatamente después de apagarse, dejan de transmitir calor, es decir, son radiadores sin inercia térmica. Aunque hay que destacar que algunos modelos cuentan con dispositivos que almacenan y liberan calor con el tiempo, por lo que se conocen como estufas de inercia térmica.

  • Calentador con ventilador

Esta clase de equipos suele utilizarse para calefacción en áreas pequeñas, como baños y pasillos; o también pueden combinarse con otros calefactores en zonas más grandes. Estos modelos liberan calor gracias a un elemento eléctrico y lo dispersan utilizando el ventilador.

Su capacidad para resistir salpicaduras y su temporizador los convierten en dispositivos ideales para estancias húmedas como sótanos y baños; generalmente van muy bien con otros calefactores de convección, pues ayudan a difuminar calor con mayor eficiencia.

radiador-electrico-bajo-consumo
Radiador de inercia térmica con aceite
  • Radiadores de inercia térmica

Ya hablamos un poco sobre ellos, ahora toca entrar en detalle. Se llaman así porque pueden almacenar la energía calórica que producen traspasándola a otro elemento. En el caso de estos radiadores, pueden almacenarla de dos formas y según sea el caso, obtienen un nombre diferente.

La fuente de energía calórica es un (o varios) elemento eléctrico calefactor. Si el dispositivo almacena el calor en un fluido térmico, se conoce como radiador de fluido térmico, y el fluido puede ser aceite, glicol, entre otros. Si el elemento no es ese, sino un material sólido, como la cerámica, entonces el equipo se conoce como radiador de inercia seco.

  • Radiadores de inercia modernos

Esta clase de calefactores suele estar conformado por dos tipos de calefactores: un panel radiante en el exterior y un elemento de calefacción central. Se caracterizan por calentarse muy rápido, gracias al panel exterior y pueden almacenar el calor por su núcleo de calentamiento.

Estos radiadores no secan el aire y generalmente utilizan como elemento almacenador de calor elementos metálicos como aluminio o hierro fundido. En el caso del hierro fundido, puede retener muy bien el calor, mientras que el aluminio se calienta rápidamente.

  • Calentadores de almacenamiento

Debido a la manera en que funcionan, necesitan estar hechos de materiales resistentes a muy altas temperaturas.

Se pueden ver como un gran acumulador de calor, el cual puede liberar paulatinamente. Están diseñados para almacenar tanto calor durante una noche, que pueden liberarlo todo el día siguiente sin necesidad de realizar ningún gasto energético.

A pesar de trabajar bajo el mismo principio que los dispositivos de inercia modernos, éstos están diseñados para almacenar mucho más calor, con lo que pueden repartirlo durante mucho más tiempo.

La desventaja de estos equipos es que tienen unas dimensiones mucho mayores que otros calentadores y también resultan mucho más pesados.

Núcleo de calentamiento sólido o fluido térmico

Como mencionamos anteriormente, los modelos de inercia térmica se dividen en dos tipos, según el componente de calefacción que contengan. Hagamos una breve descripción de ellos para que puedas establecer una comparativa.

En el caso de fluido térmico, o emisores fluidos, se pueden calentar más rápido que su contraparte sólida y tienden a ser más ligeros, sin embargo, su capacidad de retención de calor es menor, por lo que pueden perder calor más rápido. Otro problema que suele ocurrir con estos dispositivos es que pueden presentar fugas con el tiempo.

Los de núcleo sólido tienen varias clases: núcleo cerámico, de esteatita y hierro fundido.

La cerámica es una de las mejores opciones para la inercia térmica gracias a su capacidad para retener calor y a que lo libera de forma gradual y uniforme.

La esteatita cuenta con una muy alta conductividad térmica y puede almacenar mucho calor en una superficie pequeña. Pueden distribuir calor durante largos periodos de tiempo, incluso después de apagarse.

El hierro fundido puede almacenar mucho calor y, al igual que la cerámica, tarda mucho en calentarse. Para instalarlo, necesitan estar acompañados de material aislante detrás del radiador de pared, pues estos tienden a calentarse en la parte trasera, pudiendo afectar la integridad de la propia pared.

Cómo instalar un radiador eléctrico

¿Cuál es el radiador eléctrico de menor consumo?

Entre todos los modelos señalados en la selección, el de la marca Cecotec destaca en cuanto a consumo energético, al contar con un modo de funcionamiento ECO de 800 vatios y un termostato que permite elegir entre diferentes niveles de calor, para dar con la temperatura adecuada y así controlar el consumo energético. De igual manera, todos los radiadores elegidos en la comparativa cuentan con termostatos ajustables.

¿Los calentadores eléctricos ayudan a ahorrar dinero en las cuentas de la luz?

Al ser dispositivos portátiles, brindan la posibilidad de calentar solo los espacios que tú quieras. Gracias a esto pueden reducir el dinero que gastas en tus facturas de energía.

¿Los calentadores eléctricos son seguros?

Aunque son dispositivos diseñados para ser seguros, esto seguirá dependiendo de la forma en que el usuario lo utilice. Lee cuidadosamente las instrucciones antes de poner a funcionar la unidad y tenga en cuenta lo que se debe y no se debe hacer para evitar cualquier inconveniente.

¿Puedo dormir con un calentador eléctrico encendido durante toda la noche?

No. Debes evitar hacerlo, incluso si el calentador está equipado con una función de apagado automático. Calienta la habitación antes de ir a la cama, apapa el calefactor al acostarte y equípate con una buena manta de invierno, de esta forma, podrás convervar la temperatura generada por el equipo por más tiempo.

¿Dónde debería colocar el calentador eléctrico?

Puedes colocarlo en cualquier lugar, todo depende de tu opinión y necesidades, siempre y cuando esté lejos de cualquier sustancia inflamable y el suelo esté nivelado.

¿Cómo funciona un radiador eléctrico?

Los calefactores eléctricos utilizan la radiación para transmitir el calor. La emisión de radiación provoca que el aire se caliente, generando el fenómeno de convección que provoca que el aire caliente circule por toda la habitación, calentándola.

El fenómeno de convección es un ciclo en el cual el aire caliente suba a lo más alto de la habitación y que, cuando se enfríe, baje para repetir el proceso indefinidamente, hasta que la fuente de calor se apague, manteniendo la habitación a una temperatura acogedora.

Última actualización el 2022-09-26 at 03:11 / Enlaces de afiliados de Amazon / Imágenes de la API para Afiliados

Artículos relacionados

Puedes escribirnos tus comentarios con dudas o preguntas: